lunes, 18 de abril de 2011

El futuro de las redes con IPv6


Mucho tiempo hace ya desde las primeras advertencias sobre el agotamiento de las IPs públicas disponibles en internet y que se venían asignando a los proveedores de servicios de internet por la IANA (Agencia Internacional de Asignación de Números de Internet). Esa realidad ha llegado y se ha visto acelerada por el crecimiento tecnológico de los países asiáticos. Esto implica que los proveedores ya no obtendrán nuevas IPs para asignarlas a los usuarios porque no hay más, las que tienen actualmente en uso y las que tienen en reserva son la totalidad de las IPs existentes. Por supuesto, hablamos de la versión 4 del protocolo IP, que es el que se utiliza en internet y en redes de área local actualmente a nivel global.

Como este problema se había previsto con mucha antelación, se trabajó en desarrollar un nuevo estándar y se lanzó otra versión del protocolo, la versión 6 (IPv6) que incluye cambios significativos en la forma de trabajar. Revisemos una breve lista de los cambios que conllevará el traspaso a IPv6:

- El primero y más importante ya que es el que soluciona el problema de agotamiento de IPs, ya que este estándar tiene disponibles nada menos que 340 sextillones de direcciones asignables, mientras que IPv4 tiene algo más de 4 mil millones.

- Se pasa de tener 4 grupos de 3 dígitos decimales (192.168.001.001) con 32bits de longitud, a tener 8 grupos de 4 dígitos hexadecimales (2001:0DB8:A10C:AB12:3050:0001:DF91:0204) con 128bits de longitud, lo que lo hará imposible de recordar de memoria, pero que explica porqué hay muchas más direcciones disponibles.

- Se asignará una IP a cada máquina física que se conecte a Internet de manera que habrá una dirección interna y otra externa en cada máquina (aunque realmente habrá dos internas y una externa por cada máquina), lo que probablemente obligue a cambiar las medidas de seguridad en muchas redes por el riesgo potencial que supone, pero las posibilidades de conectividad también se ven optimizadas con este sistema.

- La transición de un estándar a otro será progresiva, es decir, primero se empezará a implantar IPv6 y convivirá con IPv4 mediante mapeos, después irá ganando terreno y se extenderá hasta que se sustituya por completo en internet y en redes internas. Este proceso tendrá años de adaptación, pero se está empezando a implantar ya mismo.

Habrá que ver cómo se va extendiendo y que problemas van surgiendo de adaptación en las empresas y los proveedores, que es seguro que surgirán. Pero IPv6 es necesario y aportará la base para soluciones nuevas de conectividad que se plantean bastante interesantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada